DÍA 21

Ya estamos casi finalizando nuestro campo de voluntariado y no para de sorprendernos. En todas las áreas de excavación hemos localizado descubrimientos novedosos.

Al igual que ayer anunciábamos que habíamos localizado materiales de la Edad del Bronce, hoy junto al área que estamos excavando en la zona de la cisterna se han localizado un gran número de cerámicas del periodo Ibérico: urnas decoradas, ánforas y abundantes recipientes globulares; lo cual viene a confirmarnos una intensa actividad de la zona durante la Edad del Hierro, al menos desde el siglo III a.C. Se trata de un hallazgo realmente importante y que vamos a investigar con mayor detenimiento.

También nos ha sorprendido la localización, en el interior de la cisterna romana, de una estructura realizada con tégulas (tejas romanas) sobre el suelo de esta gran infraestructura hidráulica. Entre los materiales cerámicos nos ha sorprendido el hallazgo de una cerámica conocida como “marmorata”. Se trata de un tipo muy exclusivo que imita el mármol en un recipiente cerámico. Para conseguirlo los alfareros romanos mezclaban engobes rojos y amarillos de forma que se deslizasen unos sobre otros generando ese veteado “marmóreo”. Estas producciones proceden principalmente de alfares franceses y se fabricaron entre los años 14 y 80 d.C. 

En la necrópolis visigoda proseguimos excavando dos enterramientos, uno de ellos se corresponde con un varón que tiene una comprensión muy robusta, mientras que la sepultura corresponde a una mujer de unos 40 años de edad. Por la posición del enterramiento y algunos restos del ajuar localizado sabemos que debió ser una mujer prestigiosa e importante.